Toledo no es producto de tu imaginación

Panorámica de la ciudad de Toledo

Quienes han tenido la dicha de visitar Toledo saben que no miento y que por momentos dudas de la existencia de todo lo que ves: una ciudad que no en vano fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1986. Mucho más increíble se hace al saber que está a tan solo 70 kilómetros de Madrid. Si vas en el Renfe tardarás apenas 33 minutos en llegar y gastarás menos de 12€. En bus puede ser un poco más económico, pero puede tomar na hora.

Lo ideal es pasar al menos una noche, pero si estás en forma para caminar por las empinadas y angostas callecitas que caracterizan la ciudad podrás conocer mucho en un sólo día, sobre todo si es verano, pues el sol no se pone sino hasta las 10:00 pm. La capital de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha parece el escenario prefabricado de una historia medieval y mientras avanzas en la ruta tienes la sensación de que un Caballero o un dragón saldrá al camino. Un elemento característico de la ciudad es la presencia de figurines, estatuas y esculturas de Don Quijote y Sancho Panza quienes por doquier impregnan el sitio de sueños que jamás se han de llevar sus molinos de vientos. De hecho, la Oficina de Turismo de Toledo ofrece una ruta llamada Don Quijote.

Lo impresionante de Toledo se debe básicamente su mezcla cultural derivada de la presencia de tres religiones: la musulmana, la hebrea y la cristiana. Se imponen entonces 3 estilos arquitectónicos que conjugados forman una panorámica inolvidable de calles pequeñas, techos rojizos, paredes y pisos de piedras rodeados por el caudaloso río Tajo. Sería un pecado no caminar por el Puente San Martín pues permite tener el río a sus pies. La misma presencia de diferentes religiones hace que resulte interesante por igual visitar iglesias, ermitas, mezquitas, conventos, castillos, palacios, restos romanos o baños y cuevas.

A la derecha de la foto el Río Tajo

No te puedes perder

El Alcázar, el Monasterio San Juan de los Reyes, el Hospital de Santa Cruz, la Iglesia de Santo Tom, la Catedral Primada, la Mezquita Cristo de la Luz, el Circo Romano, el Mercado de Abastos ni el Convento de San Antonio de Padua.

No puedes dejar de probar

El mazapán de las monjitas. En Toledo no importa que no sea Navidad, la delicia se consume todo el año y en muchos de los conventos las monjas se dedican a elaborar el bocadillo de dioses que no podrás conseguir igual en otra parte del mundo. Y si de bebidas se trata, el vino producido en Toledo es de los mejores de España, el acompañante perfecto para un arroz a la toledana, una variable regional de la paella.

No puedes dejar de tener

Una foto desde lo más alto de la capital de Castilla-La Mancha con el cielo azul y la ciudad entera de fondo.

No puedes dejar de hacer

Es imposible estar en Toledo y no sentarte en las escaleras de las calles del Barrio Judío.

No puedes dejar de comprar

Artesanía, bien sea en desmaquinado, espadería, cerámica, madera o hierro forjado es un deber comprar un souvenir hecho a mano. Mis preferidas son unas pequeñas espadas que telestransportan al medioevo.

El dato

Web oficial de la ciudad de Toledo

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s